18 julio, 2011

Arribismo

Siempre me ha llamado la atención lo obsesivas que pueden llegar a ser las personas al querer conseguir algún bien, poder, etc. 
La rae define la ambición como "El deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama." La verdad pienso que si realmente conseguir o alcanzar ciertas metas te hace feliz, estás en todo el derecho de hacerlo, y lo considero válido. Sin embargo, la mayoría de las veces el tema pierde su aceptación, creo personalmente. El egoísmo, el individualismo, el arribismo, el aprovechamiento, el sentido y un montón de otras situaciones se hacen presentes haciendo un daño a la misma persona y a lo que le rodea.

                                        
La verdad es que quiero referirme a la ambición dirigida hacia el dinero. Esa ambición que se presenta a diario, que la vemos en la mayoría de nuestros pares, arraigada ya en nuestra cultura y nuestra idiosincrasia. Ya nuestra vida gira en torno a ello, lo necesitamos para vivir, pero ¿Hasta que punto es aceptable esto?. Respondiendo a esta pregunta lo considero aceptable cuando se le da la importancia que merece, y no más de la que debería tener. Cuando se necesita, y no se quiere por poder ni apariencia. Aquí considero que está el tema más complicado para mí; el llamado Arribismo. Personas que buscan aparentar, porque al no tener un status por sí misma, buscan a través de los objetos materiales mostrarse como personas con poder y así sentirse mejor ante sus pares. 
Diversos estudios en Chile han comprobado lo que acabo de mencionar. Muchas personas son capaces de endeudarse, comprar la entrada más cara del concierto, solo para luego contarle a sus amigos. Y así hay otros problemas que surgen: Se valoran algunas carreras más que otras porque esas carreras te dan dinero y status. Se valoran personas por sus apellidos, por su familia, por el lugar donde viven, dejando de lado sus méritos personales y su valor por la persona que es y por su talentos. Aumenta la desigualdad y  la discriminación (temas problemáticos de nuestro país). Estos son algunos, la verdad es que los problemas abundan.



En resumen, los problemas que más considero graves, son que al darle tanta importancia al dinero, al lujo, a lo material, dejemos de lado los méritos personales, la esencia de las personas, valores humanos como el altruísmo, igualdad, etc. Dirigiendo nuestras vidas a la discriminación, al egoísmo,a una vida vacía y controlada por el medio.

Los invito a preguntarse que es lo que quieren realmente ¿Quieren un auto último modelo, con una casa en un cierto sector, viajes siempre al extranjero, estudiar una carrera que te de dinero aunque odies ir a trabajar? ¿Es lo que quieren realmente o es lo que les dicen que debes aspirar?. Si es lo quieren, adelante. Si no es así, elijan lo que realmente les llena y los hace seres realizados interiormente. No dejemos que nos digan que hacer, solo nosotros conocemos los que nos hace felices y nos llena de verdad.



jajaja los invito a todos a ver esta película si aún no lo han hecho. Se llama "El club de la pelea" y el personaje de la foto es Tyler Durden, interpretado por Brat pitt. Es una película cargada de contenido, que trata de forma cruda el como nos sometemos socialmente, como nos condicionamos y adoptamos los ideales colectivos. 

Saludos!
                                                            

1 comentario:

  1. Me recuerda a una cita que leí o escuché por ahí, "Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero" Voltaire. Habría que definir finalmente si el problema es lo que el dinero hace con la gente o lo que hace la gente con el dinero. Es cierto, muchas cosas buenas y malas se pueden hacer con el dinero, pero también el ideal sería pensar (muy ingenuo por cierto) que muchos males no tendrían lugar si el dinero no estuviese.
    Debemos hacernos cargos de la realidad que tenemos, donde el dinero prima, pero hagámonos cargo responsablemente de él, como dice el dicho, "Si no puedes contra ellos, úneteles", no al dinero, sino al buen obrar con él, pero no para él, sino para nosotros y que esta sea una herramienta para el hombre como cualquier otra, pero no nosotros una herramienta de él

    saludos pqña :)

    ResponderEliminar